A Portilla por Pto. San Glorio (2 Etapas)

17, 5 + 20 km
Altura inicial: 290
Altura final: 1240
Altura max.: 1624
Wikiloc
Plano

Esta variante de dos etapas del Camino es muy recomendable para los meses de invierno, dado que atraviesa la Cordillera Cantábrica por un punto a 100 metros menos de altitud que la Ruta Vadiniense por Pandetrave, por lo que las acumulaciones de nieve serán siempre menores. Además, en esta variante tenemos siempre paralela la carretera N-621 que puede ser más cómoda para los ciclistas menos avezados.

Perfil de la variante

Salimos de Potes por el PR 6, entramos en el municipio de Vega de Liébana formado por las poblaciones de Valmeo, Tudes, Tollo, Vega de Liebana, Toranzo, Campollo, Bárago, Dobres, Vada, Pollayo, Villaverde, Ledantes, Barrio, Bores, Enterrías, Dobarganes y Vejo. El primer pueblo que nos encontramos es Valmeo, le vemos en el fondo del valle a la derecha, que comienza a formar parte de la historia escrita de la comarca, cuando en el año 951, Vistrilli, dona varias heredades al monasterio de Santo Toribio, citando a Baldomedio, que era el nombre como se conocía antiguamente a la población. La iglesia parroquial está situada en el barrio de su nombre, en un altozano, desde donde se domina el pueblo. La puerta de entrada presenta un arco de medio punto y alfiz de bolas y la ermita de San Andrés, destaca también  la casa solariega de los Colmenares. Más adelante, veremos el caserío de Naroba, barrio del pueblo de Tollo, a orillas del río Quiviesa donde al parecer existió un monasterio dúplice en el S IX, denominado de San Pedro y San Pablo.

Ruinas del monasterio de Tresantiago

Llegamos al barrio de Porcieda  en  Tudes   para poder contemplar las  ruinas  del monasterio de Tresantiago y la ermita de  la  Virgen de las Nieves.  Un poco más adelante está Tudes, tiene una iglesia del siglo XVI  y  la  talla   más   antigua   que   se conserva,  es  una  talla de San Sebastián, de dicho siglo, y  una  pequeña talla de Santiago peregrino, que denota lugar de paso jacobeo de esta zona.

El siguiente  pueblo  que  nos  encontramos  es  Tollo,  antes  de  llegar  a  La  Vega, capitalidad del municipio, donde dejaremos el PR 6. Si  vamos  con  tiempo  y  deseamos hacer un desvío, una carretera a la derecha nos  conducirá  a  los  pueblos  de  Toranzo  y de Campollo, con su barrio de Maredes. El pueblo de Toranzo, es citado ya en el siglo X,  dentro de su iglesia parroquial sólo destacar una antigua pila bautismal, así como varias imágenes barrocas de los siglos XVII y XVIII. En una vivienda se aprecian en la fachada, escudos de las armas de Estrada y Toranzo.

Campollo,  está documentada tambien desde el siglo X.  Conserva una iglesia reconstruida con   imágenes  de  los  siglos  XVI  y  XVII, dominando  el pueblo está la ermita de Santa Justa,  del  siglo  XV  con un retablo barroco del  XVII.  A  través  de  una pista, podemos ascender   desde   Campollo   a   la   Majada Nueva,    Palmedian    y   Los   Corros,   con magníficos  restos megalíticos, de los pueblos pastoriles que vivieron en estas alturas.

Restos megalíticos

Si  nos  acercamos desde Campollo al barrio de Maredes, nos encontramos, la ermita de la Magdalena.  Desde  el  pequeño  barrio  se  llega  muy  cómodamente   hasta  la Cruz de la Viorna,  desde  donde  se  domina  una  de  las  más hermosas panorámicas que se pueden contemplar del valle de Liébana y  del macizo Oriental del Parque Nacional de los Picos de Europa, y punto de despegue de muchos deportistas de parapente.

Regresamos de nuevo a La Vega, capitalidad del municipio, donde además del ayuntamiento, hay una completa variedad de servicios, además de una amplia oferta hostelera. Antiguamente, la población se denominó San Vicente de Pujayo y la iglesia parroquial se encontraba en las cercanías del actual cementerio parroquial, donde aún se conserva una espadaña románica. En el exterior de la actual iglesia parroquial, se conservan en el muro tres cabecillas humanas, que se corresponden con tres canecillos románicos que se encontraban en la primitiva iglesia.

Espadaña y canecillos de la iglesia de La Vega

Continuando  la  ruta  hacia  San  Glorio,  llegamos  a  un  cruce  cerca  de   Bores,   donde recomendamos  desviarnos  en  dirección al pueblo de Vada, donde en su iglesia parroquial se venera a la Virgen  de  la Piedad, de gran devoción entre los vecinos de todo el valle, en Vada, podemos contemplar un antiguo molino. Desde el pueblo de Vada una carretera nos lleva por  la derecha a los pueblos de Villaverde y de Ledantes. En Villaverde hay un acogedor albergue y recomendamos dividir el tramo en dos etapas.  Villaverde, tiene en el interior de su iglesia una lápida con inscripción romana de la Era Consular 392; además de conservar pinturas populares.

En  Ledantes,  la  actual  iglesia  parroquial  del  pueblo, es de una sola nave y presenta una capilla en el  lado del Evangelio y,  la  sacristía,  en el lado de la Epístola la nave central está cubierta  con madera; la sacristía con bóveda y la capilla principal y la capilla del Evangelio, con bóveda de crucería. La entrada a la iglesia se realiza por medio de una puerta con arco de  medio  punto situada en el muro sur. El arco de acceso á la capilla mayor es apuntado y el  retablo  del  altar  mayor  presenta  tallas  de Santa Ana, la Virgen y el Niño; Ángel de la Guarda  y  San  Roque,  así  corno San Jorge y San Francisco. Al proceder a desmontar el retablo,  aparecieron  pinturas  murales renacentistas, que fueron realizadas en el siglo XVI. La  escena  central  que  se  encuentra  detrás del retablo representa a San Jorge, a caballo alanceando  al  dragón,  y  varias  otras  figuras, entre las que se encuentra, Santa Agueda y San Pedro.  Una  inscripción  nos  dice: » Esta capilla se hizo en el año 1533,  estando Juan José  de la Vega,  mayordomo y  pintose en el año I562,Andrés de la Founte, mayordomo. El señor Pedro Fernando, cura». 


Pisa de Ledantes

Hay  otras  pinturas  en  el mural, destacando  una imagen de la Virgen y el Niño. En la nave del Evangelio hay un retablo con la Virgen del Carmen    y   San   Antón,    así   como    una inscripción:  » Este  retablo  mandó hacer a su costa  el  licenciado Juan Gómez de la Fuente Engraba;  cura  que fue de esta iglesia. Murió en el año 1728 y  se doró y se pintó en el año 1730″, Otro retablo, se sitúa junto al arco del triunfo,   con   imágenes   de   la   Virgen   del Rosario  y   San  Francisco  con  el  Niño  en brazos.  Las  tallas  de  la  iglesia  son  por  lo general  del  siglo  XVIII,  que  fue cuando se produjeron las reformas más significativas.

En  la  parte  baja  del pueblo, se encuentra la pisa  o  batán,  construida  en   madera,   que servía  para  transformar los cueros, o tejidos de  lana  o  lino, tejidos de forma tosca en los antiguos   telares,   en   paños   resistentes,   y donde   podremos   ver   otra  mas  adelante, dentro  de  la  ruta,  en  la  población  de Los Espejos de La Reina. Ledantes es la última población que nos encontraremos antes del Puerto de San Glorio, para el que queda un buen trecho de subida continuada, pero suave.

Llegamos al puerto de San Glorio desde donde podemos hechar la vista atrás para contemplar lo andado; a la izquierda para ver el macizo de Peña Prieta y hacia la derecha para ver el pico Coriscao. Por una pista podemos subir al collado de Llesba, desde el que podemos contemplar, además, los macizos Oriental y Occidental de los Picos de Europa y un monumento a una de las especies de fauna más característica de estas comarcas, el oso pardo cantábrico. Desde este collado parte una pista de 8 km hasta Cosgaya, por los márgenes del rio Cubo, que uniría la estapa 1 de la Ruta Vadiniense con esta variante.

Monumento del collado de Llesba y vistas hacia la Vega de Liébana
Vista de Los Picos de Europa desde Llesba

Comenzamos ahora el descenso del puerto de San Glorio por la vertiente leonesa por una pista a la sombra de un pinar y a poco más de cuatro kilómetros, desde la cima,  se  entra Llánaves de la Reina que dispone de servicios de, Mesón, Hotel y Albergue.  Pasado  el bello desfiladero abierto por el río entre las rocas, a menos de cinco kilómetros,  se  llega a  Portilla de la Reina, donde se encuentra el cruce de  las rutas de Pandetrave, uniéndose a la de San Glorio y también el cruce de los ríos. El  albergue  de  la  Casilla de Camineros y la renovada ermita de la Santa Cruz, situada a la salida del pueblo,  en  el  cruce  que  forman  los  dos caminos y los dos ríos, ofrece un alto para descansar.